jueves, 19 de marzo de 2009

Ulises en la serie B


La primera vez que lei Watchmen fue hace unos tres años, el impacto fue inmediato, tiempo después encontraría las palabras para definir la expriencia: leer Watchmen fue como leer a James Joyce. La obra escrita por Alan Moore y dibujada por Dave Gibbons es una especulación acerca de que habría pasado si hubiesen existido los superheroes en realidad; un tipo lee el primer comic de Superman a fines de los años treinta y decide ponerse un rídiculo traje y salir por las noches a cazar criminales, porque le parece que la realidad del comic es mejor que la suya. Watchmen muestra la locura, la neurosis y la violencia de estos sujetos, el centro de la obra es exponer la eterna deformidad de los ideales, y es que lo superheroes sí existen, son parte de nuestra imaginación y eso modifica nuestra realidad. La obra arranca el 7 de octubre de 1985, tras el asesinato del Comediante un ex vigilante que trabajo para el gobierno, y se extiende por unos pocos días, volviendo constantemente al pasado, llegando hasta los años cuarenta época en la que se forma el primer grupo de vigilantes: los Minutemen. Watchmen se centra en la segunda generación: El Comediante, Rorschach, Silk Spectre II, Nite Owl II, Ozymandias y el Dr. Manhattan. Este último es un ser azul, que tiene el poder de controlar los atomos en todos sus niveles, por lo que es utilizado por Estados Unidos para intimidar a la URSS durante la guerra fría.La profundidad de Watchmen se deja ver con faclidad en su trama, sin embargo la comparaba con Joyce, por el nivel de exploración de las posibilidades expresivas del comic, cada viñeta habla en su individualidad, como parte de un conjunto y de un orden. La cantidad de detalles, simbolos e imagenes subliminales coordinadas a partir de una sintaxis llevan su espesor y lenguaje iconografico al nivel del uso de la lengua en cualquier clásico de la literatura. A pesar de todo esto me parece que la mayor influencia de Watchmen para la posteridad, el influjo que ejerce se debe a que es una obra que genera, o bien engendra, un tipo de lector. Es cierto que antes de lo que hicieron Moore y Gibbons han habido otros autores importantes como Will Eisner, sin embargo es en Watchmen donde se decantan y materializan todas las influencias anteriores, además la obra se basa en los mitos clásicos del noveno arte: los superheroes. Moore y Gibbons hicierón con los superheroes lo mismo que Cervantes hizo con las novelas de caballeria, lleva un producto de la más baja cultura popular al nivel de un clásico absoluto. Por todo esto es por lo que Watchmen engendrá un tipo de lector, porque pone en juego un lenguaje figurativo que exige el uso de determinadas habilidades, distintas a las que usamos para ver cine o leer un poema. Después de Watchmen los comics ya no se consumen, sino que se leen (críticamente), Watchmen engendra una sensibilidad distinta, exclusiva del noveno arte.

Por todos estos motivos nunca entendi el entusiasmo que genero la adaptación de Watchmen al cine, es como si fuera necesario que esto se llevará a cabo para que esta fuera reconocida, o se validara. Desde un principio la idea de la adaptación me parecio imposible, dado el registro expresivo de la obra, (que espero haber dejado claro) y la calidad del director elegido para llevar a cabo el trabajo: Zack Snyder. Por todo esto, es rídiculo esperar que la pelicula fuera fiel a la obra en sus niveles más profundos, como muchos esperanrón que fuera. Sin embargo a pesar de haber dicho que no me interesaba en ver la pelicula, deje de lado todo prejuicio (que esperanzas nunca hubo) y fui a verla. Si ya iba desarmado, los maravillosos créditos iniciales me dierón el ánimo para bancarme las dos horas y media de metraje que se me venían encima, ahí estaba la historia de Estados unidos desde los años cuarenta hasta 1985 con la presencia de los Minutemen, dejando en claro como sería la realidad si existieran los superheroes, el hombre en la luna acompañado por el Dr. Manhattan, Kennedy asesinado por el Comediante, Fidel Castro en Moscú, los hippies frente a un ejercito, Silueta, una vigilante asesinada por ser lesbiana, Andy Warhol y Annie Leibovitz retratando a los heroes. Cada imagen con la camara ejecutando suaves movimientos que nos permiten apreciar los detalles explícitos e implicitos, como si estuvieramos leyendo un comic. Y por si fuera poco de fondo suena The times they are a-changin' (los tiempos están cambiando) de Bob Dylan, sin duda alguna los créditos iniciales de Watchmen es una de las secuencias más bellas que jamás he visto en un cine.

Lo que viene después es el triste esfuerzo de un director por adaptar una obra monumental, a partir de sus limitados recursos expresivos (que no es lo mismo que técnicos, claro esta, esos sobraban). Snyder estaba asediado por tres flancos; ser fiel a una obra para poder llevar a los fans de esta al cine (que no es lo mismo que ser fiel a la obra de arte), satisfacer las exigencias de los inversionistas (hacerla digerible por cualquier estomago), y por último tratar de hacer que la pelicula paresca una obra de Zack Snyder (ponerle secuencias estilizadas, hiperviolentas y ralentizadas, algo que también le agrada a los inversionistas).Esa neurosis se aprecia claramente en la pantalla; una pelicula ambientada en un 1985 alternativo que iconicamente se parece al verdadero 1985, pero que posee una paleta de colores y una iluminación del siglo XXI. Snyder tira de los hilos básicos de la trama de Watchmen para materializar una obra kitsh, excesiva y a ratos sobrecargada; no es otra cosa sino una delirante pelicula clase B de 130 millones de doláres, lo que por supuesto es una gran contradicción. Esto último no debería sorprender a nadie, los críticos se la pasan destrozando los filmes del mainstream, sin entender que es el cine B el que se ha tomado los grandes presupuestos, peliculas como el Transportador, Death Race o Transformers, son obras realmente delirantes, mas propias de imaginaciones como Roger Corman, la diferencia es que las de este último tenían un gran nivel de inventiva debido a los bajos presupuestos que manejaba y a los limitados recursos de la época. Mientras que ahora cualquiera que tenga efectivo, va a tener autos transformandose en robots en la pantalla. Por eso buscar fidelidad en Watchmen es inútil, porque Snyder es incapaz de sostener cualquier hilo drámatico, muchos de los mejores diálogos están pesimamente trabajados, mientras que por el contrario hay secuencias de violencia que son más expresivas y concretas para la obra (como el Dr. Manhattan reventando gente). Lo que en la obra de Moore y Gibbons es un esfuerzo por llevar al límite un icono cultural e ideologico, en el film se convierte en una delirante conspiración faraónica. A pesar de todo eso, Snyder logra poner en escena ciertos hilos de la trama que no son simples, trasladando también cierta multiplicidad de voces y perspectivas. Llegando a darse el lujo de plasmar grandes momentos (todas las escenas en que aparece Rorschach)En síntesis es una pelicula que no tiene desperdicio, pero que debe ser apreciada en su justa medida; un esquizoide producto de serie B.

Los créditos iniciales de Watchmen
Así nomas, para quien quiera verlos
(clickear encima para agrandar cualquier imagen, el video también puede verse a pantalla completa)


PD: ¿Quieres leer Watchmen?

3 comentarios:

Ko-Pe Jano dijo...

wena pablete, me gusto la critica, buena lectura y rapida :) me dieron ganas de verla... pa que ahi se comente mejors :)

Mis_polainas dijo...

Súper!!!! Excelente entrada. Ahora sólo me que ir a verla al cine. Jano!!!!! vamos juntos con el Blopa!!!! Huyyyy!!!!

Mis_polainas dijo...

Por cierto, qué gran inicio de la película, las cagó.