jueves, 30 de septiembre de 2010

Hong - Kong según Wong Kar - Wai

Wong Kar - Wai es uno de los directores que me vuela la cabeza, sus películas desfilan frente a mis ojos, mientras me dejo hipnotizar por el influjo y la belleza de sus imágenes, donde cohabitan tanto la suciedad y estrechez de las calles de Hong Kong como la fluorescencia de sus luces, y la cadencia de una corte de hermosas mujeres filmadas con un perturbador sentido de la sensualidad; basada en siluetas envueltas en brillantes vestidos de corte oriental, en voces estruendosas y suaves que susurran promesas libidinales.

Vía Twitter pillé un artículo de Letras Libres sobre Hong Kong capturado por la lente del maestro.


La isla de Wong Kar-wai vive en un limbo entre la ensoñación y la realidad. Se trata de un lugar de colores saturados, luces eléctricas y horizontes borrosos. Ese Hong Kong es una ciudad donde las nubes se mueven a un ritmo acelerado, y donde las personas parecen flotar. Es una ciudad donde los barrios bajos no están peleados con la elegancia y la sensualidad. Nunca una pared sucia y despintada se había visto tan sexy como cada vez que Maggie Cheung va a comprar fideos en In the Mood for Love (2000). La actriz camina al ritmo de un waltz, pasa la mano por la pared y baja los escalones lentamente mientras su figura estilizada aparece y desaparece entre las sombras.