lunes, 23 de febrero de 2009

Pudor


Título: “Pudor”
Autor: Roncagliolo, Santiago
Editorial: Alfaguara, 2005, 182 pp.


Ante la resistencia del mundo literario en una primera instancia, Roncagliolo escritor, dramaturgo, guionista, traductor y cáncerigenamente periodista, da a luz una novela que pretende ser el punto que equidista del resto de su obra. A sus 34 años ha escrito al menos 10 títulos y es que desde entre el ensayo “Arte Nazi” y la novela ganadora del premio Alfaguara “Abril Rojo” surge “Pudor”, ficción que sería llevada en el 2007 al cine en España por los hermanos David y Tristán Ulloa.


“Pudor” es una novela con especial arquitectura, un carrusel de imágenes distintas que sin embargo hablan del mismo paisaje. Historias íntimas de miedos y deseos internos, secretos inconfesables, todos y cada uno de ellos atravesados por el pudor.

Pudor de un niño con un sexto sentido, de un abuelo que necesita y exige su ida a un asilo, de un gato que observa a la familia y padece al sentir olores extraños, de una esposa atosigada por un extraño, de un padre en fase terminal y de una reservada hija adolescente.

Pudor…

Roncagliolo dispone del diseño de la novela de manera tal que no perdemos la continuidad de la historia, podremos estar dentro del baño con la hija, siendo el gato, observar al padre y a la madre convirtiéndonos en espías y saber que es lo que sucede en la vida de esta familia. El narrador omnisciente es continente de una pluralidad de voces que hacen de esta novela un tobogán imposible de no leer de una sola vez. La lectura es amena, cercana y con un pluma simple, imposible de no entender. Oral, a no poder más, se transforma en una verdadera atracción fatal.

Pudor es de esas novelas que podrías considerarla como una “tirada matutina”: cortita pero buena. Te enfrentas a la primera de seis narraciones paralelas que conforman la historia personal e intima de esta familia peruana y sin darte cuenta ya estás en la última y concluyente narración. Te toma, te envuelve, te deja en más alto éxtasis para simplemente dejarte arriba y sin aviso: acabar. Los siento, sólo ciento ochenta y dos páginas, ni una más ni una menos, y que Dios te ayude a mantener el goce.
Roncagliolo nos hace tener una relación con el texto como si este fuera un amante casi perfecto, sabe penetrarnos, mantenernos atentos, sin embargo, sin poder evitarlo,la perfecciíb termina con una eyaculación precoz: termina mucho antes y nos deja con la extraña sensación de querer más.

Trailer de Pudor


2 comentarios:

Floressecas dijo...

Tenía que subirla.

un abazo a mis chicos lindos.
Pablete y Danielito.

Pablo dijo...

Sin duda un clásico que no podía faltar..
Saludos!!