domingo, 18 de enero de 2009

vigilando a los vigilantes

La mejor prueba de la monstruosidad de WATCHMEN, se deja ver cada vez que alguien intenta reseñarla, gracias a la adaptación de Zack Snyder (remake del Amanecer de los muertos, adaptador de 300) al cine de vez en cuando algún periodista googlero (son casi todos), escribe alguna reseña sobre la obra de Moore y Gibbons dando riénda suelta al montón de lugares comunes que existen sobre ella; que aparecio en la lista de los nose cuantos libros más importantes de nose que época, en un importante y prestigioso medio gringo, que su autor es un "deconstructor", que es lo mejor de lo mejor del 2009. En fin, este tipo de comentarios ira in crescendo a medida que el estreno se acerque, y llegará al paroxismo cuando la peli este en las salas. Pero bueno, este post no es para hablar de la obra de Moore, sino para linkear cuatro comentarios acerca del visionado, harto más escepticos que nuestros bloguers, de poco más de veinte minutos del supuesto opus magnum snyderiano, porque los blogueros de este terruño se vienen haciendo agua, con cada fotograma aparecido en la red (los que también irán aumentando a medida que se acerque la hora del estreno), a tal punto que uno se pregunto si estaba frente ¿al ciudadano kane de las peliculas de superheroes?.
En lo personal no he visto ni un segundo de metraje, porque no le doy ni siquiera el beneficio de la duda a Snyder, director con capacidad visual que funcionó en 300: por cierto el punto más alto de la obra de Miller. Sin embargo a pesar de ser una suerte REMAKER, director del mainstream que lo único que hace es trasladar a la pantalla obras ajenas es un pésimo lector. Cuando refilmo el Amanecer de los muertos de Romero lo único que hizo (salvo los primerisimos minutos) fue imprimirle el ritmo de bombazo-balazo que prima en estos tiempos. Al adaptar 300, tuvo mejor suerte en cuanto a la composición visual y al ritmo épico que logro trasladar desde el comic a la pantalla. Sin embargo WATCHMEN presenta una cantidad de cuestiones complejas a priori que no son menores: narraciones enmarcadas, material ajeno a las viñetas (al final de cada capítulo viene una suerte de texto referencial, como páginas del diario de un personaje, fotografias o recortes de periodicos), y esto solo si se tienen en cuenta lo que primero salta a la vista. Pero lo que más me desagrada es el estatuto del cine mainstream como estatuto de imagen y memoria colectiva, WATCHMEN representa una decada de trabajo para el tandem Gibbons - Moore, fue publicada originalmente en 1986 y parece que existe desde hace muy poco. En fin, creo tardaremos mucho menos tiempo en olvidarla que el invertido en la butaca, cuando sea estrenda, o el que gastaremos para matar la acidez en el estomago que nos produscan las escenas timebullet.

Los testigos del comicidio

"Who will watch watchmen?" por Hernán Migoya en Comicsario

"Una mirada al abismo: 30 minutos de Watchmen" por Antolín Prieto en Cinencuentro

"Develadas tres escenas completas de Watchmen: o el director en su laberinto" por Cesár Santivañez en piensoencomics

"Confieso que he visto Watchmen" por Chiqui Vilca en Culturacomics

(es inevitable comentar como dos de los cuatro títulos parafrasean obras literarias)