lunes, 7 de junio de 2010

Críticando cómics en Indie.cl

Ahora no tan sólo soy crítico de cine en Indie.cl, sino que también de cómics. Ambas labores son relevantes para mi, sin dejar de pensar que hay una gran diferencia entre ambas, cada vez que escribo sobre cine, inevitablemente me siento parte de una discusión mayor donde participan más críticos de medios de diversos tamaños, que le dan relevancia a ciertos filmes por encima de otros, lo que connota un significado, al mismo tiempo que cada uno inserta el film elegido en el campo cultural destacando ciertos valores que tienen un efecto sobre dicho campo.
Por otro lado al escribir sobre cómics, me siento inevitablemente solo y abandonado, porque el cómic en Chile no es reconocido por los medios, la única forma en la que se manifiesta se da cuando se estrena un filme que es una adaptación. Esto es bastante incomodo y produce problemas de espacio, porque inevitablemente al cómic le toca la pieza más chica de la casa, y pasa a ser un objeto parasitario que tiene como consecuencia la publicidad viral con la que se promocionan este tipo de películas. Ya ni hablar de las obras que eligen adaptar. En este sentido creo que críticar cómics en este país es un esfuerzo un tanto quijotesco, porque la gran mayoría de lectores verdaderos son también parte de la misma pequeña industria que se esfuerza por salir adelante y hacer obras, yo mismo incluso soy aspirante a guionista. Por eso me parece un esfuerzo valioso la crítica, porque no tan sólo ayuda a generar discusión y para configurar determinadas obras que pueden convertirse en influencia, o para reflexionar acerca de la producción local, sino que más aún como una forma de introducir y engendrar lectores que se sientan acogidos por el espacio vital que representa cada viñeta como un nuevo territorio a explorar.


Primera crítica de cómics: el Génesis de Robert Crumb